Ciudades pensadas

04.01.2020

Las ciudades han crecido a lo largo del último centenario. Más del 50% de los humanos viven en áreas urbanas y esperamos que millones más se unan para la mitad de este siglo. Las ciudades han mejorado la vida de millones de personas, proveen viviendas, comida, trabajos increíbles comodidades, abundante entretenimiento y una buena cantidad de servicios para mejorar nuestras vidas como modernas clínicas, teatros, centros comerciales y regulaciones para reducir los accidentes y moderar los comportamientos de las personas. A pesar de estas ventajas se siguen teniendo grandes retos. La gran cantidad de personas que hoy por hoy viven en las ciudades están sobrecargando los servicios públicos, la pobreza y el crimen aún son altos, las oportunidades de estudio no están al alcance de todos, e incluso en países y sociedades como la nuestra donde somos el segundo país con más agua en el mundo y abundan los recursos naturales aún es difícil prestar servicios de calidad a toda la población.

Expectativas de las personas

Con las ciudades creciendo y las expectativas de las personas creciendo en la misma forma se necesita volver a pensar cómo nuestras sociedades están siendo construidas y se desenvuelven dia tras dia, tambien que es lo realmente importante. Lo primero es comprometer a lideres y politicos, empresarios, emprendedores y comunidad en general a tomar decisiones conscientes y visionarias para enfrentar los problemas más apremiantes, usando una buena estrategia sostenible, un pensamiento creativo y la tecnología más avanzada con el fin de construir una ciudad sostenible bioclimática e inteligente.

Dentro de las necesidades y retos principales se puede destacar, aire puro, transporte eficiente y de alta calidad desde una perspectiva eco amigable y sostenible, mejor acceso a internet nos daría acceso a educación para todos, seguridad en nuestros hogares, en las calles y asequibilidad a buena alimentación y una vivienda.

Es importante destacar la recolección de datos, big data, a través de IoT, internet de las cosas, de una manera libre open source, dando acceso a todo el mundo lo cual expondrá la mejor perspectiva de cómo se puede mejorar cada uno de los procesos y muy seguramente las ideas abundaran.

Por otro lado la culturización de las personas con el fin de enseñar, a reciclar, tener mejores hábitos de vida, buena alimentación y descanso, mejores hábitos de trabajo y colaboración.

CUIDADES MODERNAS

Un nuevo Modelo Energético y social

Cuánta energía de la que actualmente consumimos viene de fuentes de energía renovable, como paneles solares, aprovechamiento geotérmicos, turbinas eólicas entre otros, se debe evaluar y comenzar a crear fuentes alternativas de energía en todo el país, desde las grandes corporaciones, gobierno hasta los ciudadanos del común.

Con respecto a la economía es importante tener interés en los aspectos financieros de las comunidades, cuáles podrían ser las industrias dominantes , como están siendo las personas empleadas que tanto les gusta su trabajo, como son atraídos y retenidos agrupar a los ciudadanos y animar la creación de nuevas zonas económicas especiales.

Es claro que la complejidad y los desafíos que enfrentan los gobiernos son fuertes y no podrían manejarlo todo, un nuevo modelo requiere una variedad de personas y factores involucrados, entre empresarios, emprendedores, universidades , laboratorios y equipos especializados mirando hacia el mismo lado, un trabajo en conjunto traeran mas y nuevas soluciones mejorando la habitabilidad, oportunidades de trabajo y sostenibilidad, después de revisar bastante información desde las universidades y nuevos modelos económicos alrededor del mundo, se llega a la siguiente conclusión, las nuevas urbanizaciones deben usar tecnología innovadora, mejorar las oportunidades y condiciones económicas de las personas, mejorar la infraestructura de la ciudad, reducir el consumo de servicios básicos, y consecuentemente sus costos, reducir los desplazamientos e incrementar la satisfacción y experiencia de las personas.

Concentrándose en un desarrollo bioclimático, innovador y tecnológico lograremos la diferencia hacia el futuro, creando un sistema de sistemas capaz de mejorar las experiencias humanas, y asegurar que estas experiencias sean no solo escalables si no heredables a nuestras futuras generaciones.